sábado, 8 de octubre de 2011

La razón de mi despertar.

Hay varias razones por las que me levanto cada mañana. Razones tan simples como ver la serie que me gusta o terminar de comerme la chuchería que me compró mi papá ese mismo día. Para que llegue el viernes, para que llegue el sábado.. Para que pase el día del exámen y poder respirar tranquila.. Y hay otra razón por la cual es más importante despertarme y comenzar el día. Una razón para la cual siempre tengo un beso, un abrazo o una sonrisa. Esa razón por la que daría mi vida entera por verlo sonreir, por la que mataría y le rompería la cara a la que se pusiese por en medio. Esa razón que me eriza la piel cuando lo veo aparecer.. O simplemente esa por quien miles de veces daría la cara, la que no cambiaría por nada del mundo. Creo que ya sabeis de que razón hablo.. Pero aún así, seguiré dando pistas. Es la única razón que necesito cerquita, muy cerquita. De la que no me canso de verlo, de tocarlo, de sentirlo. De que me mire y me coja y me haga rabiar y luego lo arregle con un beso. El más dulce de todos.
Esa razón, por la cual me levanto cada mañana, es Guillermo Castilla Pedreño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario